_DSC6280

Tronks&Co. es una empresa joven de Sabadell (Barcelona) compuesta por Joan Dalmases y Marta Llonch. Herederos de una tradición familiar que lleva más de 150 años trabajando con la madera,  Tronks&Co. apuesta por el diseño más puro, el auténtico diseño made in Barcelona. Fabrican contenedores de pendientes, brazaletes, sortijas, relojes, agujas de pecho, gemelos… «Cada joyero está fabricado con el mismo amor y respeto que las personas depositamos ante el regalo de una joya».

Para ellos la madera es «un material creado por la naturaleza que se renueva constantemente y que, personalmente, nos inspira desde hace muchos años».

PREGUNTA.- ¿A qué de dedica Tronks&Co.?

RESPUESTA.- Tronks&Co. crea contenedores para guardar objetos a los que tenemos cariño. Lo hacemos poniendo todo el esfuerzo en el diseño y en la ejecución de estos, para que estén a la altura de los objetos que albergan.

P.- ¿Qué inspiró su nombre?

R.- Es una empresa catalana muy orgullosa de sus raíces. El nombre proviene de la palabra tronco en catalán.

P.- ¿A qué os dedicábais antes de crear la empresa?

R.- Tanto Marta como yo somos arquitectos. Mi padre y mis antepasados se han dedicado desde hace décadas a la madera, y a mí siempre me ha inspirado tremendamente este material. Hace cuatro años decidimos mezclar ambas cosas para crear objetos de madera.

P.- ¿Dónde está vuestro “centro de operaciones”?

R.- Nuestro centro de operaciones está en Matadepera, un pueblo a 30 kilómetros de Barcelona.

P.- ¿Todo el proceso de creación se realiza en el mismo lugar?

R.- No, el proceso tiene dos vertientes: una parte mecanizada y otra, y muy importante, manual. El primer proceso se externaliza, mientras que el diseño, acabado de las cajas, pulido, montaje y envio, se hace en Matadepera.

P.- ¿Qué expresan vuestros joyeros?

R.- Nuestros joyeros inspiran diseño y calidad en una sola pieza.

P.- ¿Cuánto tardáis en hacer un joyero?

R.- El proceso es bastante lento ya que al ser madera maciza siempre tiene problemas de acabados. El pulido es una tarea muy artesanal en nuestro caso.

P.- ¿Cuáles son los pasos a seguir?

R.- El primer paso es escoger la madera adecuada. Las cajas están hechas de nogal americano y escogemos las piezas de mayor calidad. El siguiente paso se hace con maquinas de control numérico, que hacen el vaciado de las piezas macizas, luego la caja es lijada, montada y barnizada. Por último se colocan los accesorios de piel.

P.- ¿Cuánto creéis que la gente valora que vuestro trabajo sea artesanal?

R.- Ver una de nuestras cajas no acostumbra a dejar indiferente ya que se percibe claramente que es un producto muy costoso de fabricar. La madera maciza es cada vez más valorada.

P.- ¿Tenéis perspectiva de ampliar vuestros productos?

R.- Sí, tenemos algún producto en fase de proyecto. Siempre estamos pensando en nuevos productos que encajen en la filosofía de Tronks.

P.- ¿Algún tipo de caja que no sea exclusivamente un joyero?

R.- Sí, normalmente son cajas, para contener otros objetos que valoramos lo suficiente como para comprar un buen contenedor.

P.- Hablemos de vuestros clientes… ¿Cómo son?

R.- Nuestros clientes acostumbran a ser extranjeros que valoran tanto el diseño como el hecho de que sea un producto hecho con madera maciza.

P.- ¿Compran más para ellos mismos o la mayoría de los encargos son regalos?

R.- Normalmente se trata de regalos para seres queridos.

P.- También ofrecéis la opción de personalizar el joyero. ¿Recordáis algún encargo con especial cariño?

R.- Nuestro producto, como decíamos en la anterior pregunta, es un objeto de regalo. Pero está claro que no podemos estar en el momento preciso en que se hace ese regalo. Pues bien, en una ocasión se puso en contacto con nosotros un cliente escocés que venía a Barcelona a pasar unos días. En lugar de hacer el envío, quedamos para hacer un café y entregarle dos cajas joyero. La sorpresa vino al salir. Su mujer estaba sentada en un banco y pude ver cómo le hacía el regalo. ¡Fue un momento de mucha satisfacción para mí1