6263fd50-17a0-4c40-9761-0db4a47dc68e

Oui Oui es «la concept store online española de referencia para encontrar esos productos que nos hacen palpitar nada más verlos; ya sea para decorar una fiesta o boda, para disfrutar en casa o sorprender con un regalo original». Detrás de ella está María «Oui Oui fue creada por mí pero hubiera sido (y sería en estos momentos) imposible sacarlo adelante sin la ayuda de mi familia. Desde hace un año contamos con Paloma, otra persona fundamental en el equipo para sacar el trabajo del día a día». De mente curiosa e inquieta por naturaleza, María cambio el mundo de la Bolsa por cubrir un hueco en el mercado: Oui Oui comenzó siendo una tienda online de detalles de decoración y regalos para bodas y fiestas con un toque diferente para, después, abrirse al mundo de la decoración para el hogar y, sobre todo, a los niños.

Entre esos productos, están las «puertas para el Ratoncito Pérez«, una estupenda idea de decoración para las habitaciones infantiles que tuvo el padre de María allá por el 2012 y que ha tenido una espectacular acogida.

Para María la madera es «algo esencial en mi casa desde pequeña, a mi padre siempre le ha encantado trabajarla. Recuerdo las cosas que nos hacía en madera: desde una cabeza gigante de caballo de Troya para mi clase de historia, pasando por el fuerte que le hizo a mi hermano o todas las cosas que hacía en casa (estanterías, etc..). El colofón final fueron las puertas para el Ratoncito Pérez».

PREGUNTA.- Del sector financiero… ¡al de los detalles! Desde luego, parece uno mucho más agradable, ¿no? Pero también una apuesta arriesgada. ¿Cómo fueron los inicios de Oui-Oui? ¿Ha merecido la pena?

RESPUESTA.- Era arriesgado pero era el momento en el que tenía que hacerlo, aún no tenía hijos y me parecía un riesgo menor… Siempre pensé que si me iba mal había muchas cosas que me gustaban así que podría reinventarme de nuevo. Cuando trabajaba en Bolsa lo más colorido que tenía era mi Excel (y ya le llamaba la atención a la gente tanto color) y ahora toda mi oficina es una fiesta de colores.

Los inicios fueron de muchísimo trabajo. Al quedarme embarazada casi a la vez de lanzar la tienda tuve que esforzarme el doble porque no sabía al ritmo que podría seguir trabajando una vez diera a luz, pero el resultado en todo momento ha sido más que positivo, ¡así que estoy feliz!

P.- Las puertas para el Ratoncito Pérez, ¡qué gran idea! 

R.- Sí, son nuestro producto estrella y al que más cariño le tenemos por muchos motivos. No fue una idea premeditada sino que se le ocurrió a mi padre mientras estaba haciendo otra puerta para tapar un enchufe. Me la enseñó, publiqué una foto en mi blog y tuvo tanto éxito que empezamos a hacerlas por encargo antes de ni siquiera haber lanzado la web. Llevamos 5 a la feria de decoración por excelencia en Madrid, DecorAcción, ¡y fueron un exitazo!.

Las primeras puertas las hacía mi padre. Con tanto volumen tuvimos que externalizar esa parte, pero el lijado, la pintura y la personalización (ponemos el nombre, número, herrajes) sigue siendo a mano, realizado por mi padre y, cuando tenemos picos de pedidos, nos ayuda otro familiar.

Hemos encargado nuestros propios números y letras para que sean aún más únicas, y, ahora, también llevan la madera sellada con el logo de Oui Oui. Además, cuidamos mucho el packaging, así que cada puerta para el Ratoncito va envuelta en papel seda, dentro de una caja con un tarjetón que cuenta la historia del Ratoncito Pérez.

Las puertas están patentadas, tanto el diseño como la propiedad intelectual, y nos encanta ver las fotos que nos mandan los clientes contándonos la historia que hay detrás de cada puerta. No solo las hacemos para niños, también para mayores, negocios, dentistas, tiendas…

P.- Además de las puertas, están los complementos: felpudos, escaleras, cajitas para los dientes en miniatura… ¡Todo un mundo mágico que las rodea y añade adjetivos a cada historia! 

R.- Sí, eso también fue surgiendo de casualidad, según íbamos viendo las necesidades se nos ocurrían cosas o, a veces, son los propios clientes quienes nos los piden porque a quien se la van a regalar le encanta el tenis, los libros o el bricolaje… La escalera de madera la hace enteramente a mano mi padre, así como los quesos, que son de arcilla ¡horneados en el horno de casa!

P.- ¿Qué diríais que es lo más satisfactorio de esta recreación?

R.- Por un lado, que hayan tenido tanto éxito siendo una idea de mi padre, además de que surgió en un momento de salud delicado para él y esto hizo que tuviéramos la mente ocupada en otra cosa y, por otro, conocer las historias que hay detrás de cada puerta: bebés muy deseados que vienen al mundo, niños a los que les da miedo el ratón pero con la puerta no, personas que piden matrimonio con una puerta hacia una nueva vida, embarazadas que le dan la noticia a su madre con una notita en una de nuestras puertas, ¡y así miles de historias emocionantes!

a5ffbcc5-16b5-498b-98dd-8c2836112ef1