No resiste la humedad, es más susceptible de romperse, se pone fea rápidamente, envejece pronto. Estos son algunos de los mitos o falsas ideas que existen sobre la madera y su uso en todo tipo de construcciones, suelos, interiores, exteriores etc.

En Maderas Besteiro os queremos iluminar un poco, desmontar algunos de estos mitos y explicaros con detalle por qué la madera es un excelente material de construcción con garantía de duración, resistencia y muchas más propiedades.

– Corta duración.Suele creerse que la madera es más frágil y tiene una vida útil inferior a materiales como el hormigón o el acero. Sin embargo, existen construcciones de madera en Europa con más de 200 años de existencia y se calcula que la madera de pino o de abeto, con una instalación apropiada, llega a durar entre 100 y 150 años,una duración superior si se trata de una casa revestida. Con un tratamiento inicial adecuado y un buen mantenimiento, la madera puede durar generaciones y resistir con facilidad el paso del tiempo. Otros materiales que se suelen emplear en construcción como el hormigón tiene una vida útil de unos 70 años. Pasado este período comienza a cristalizar y a deshacerse.

Fragilidad.La madera es un material que ofrece una gran resistencia y dureza. Esto combinado con la flexibilidad la convierte en un material pensado para resistir fenómenos naturales como es el caso de los seísmos. Además, el precio de una construcción en madera suele ser menor que el de otras en hormigón, ladrillo etc. Dentro de esta cualidad está también la resistencia otros fenómenos como el fuego o la humedad.

Probabilidad de arder. En el caso del fuego, la madera no es más susceptible de arder que otro material, sí lo es el contenido que alberga la estructura. Todos los materiales de construcción reaccionan ante el fuego y ninguno es ignífugo. En el caso de la madera tiene un comportamiento más resistente al fuego que el hierro o el hormigón. Por ejemplo, el hierro sufre deformaciones a partir de los 450º y la estructura se colapsa y se hunde. Además, en la construcción de viviendas de madera, se utilizan revestimientos y aislamientos. Si una estructura de madera se hunde, los daños van a ser menores a la hora de repararla. Basta con reponer la zona afectada sin actuar sobre otras.

Probabilidad de pudrirse.La humedad y la madera es una de las combinaciones que más preocupan a la hora de usar este material. La madera tiene la capacidad de autorregular su propia humedad interior y por tanto se comporta de igual modo cuanto está mojada. Para maderas exteriores expuestas a lluvia o nieve se deben aplicar lasur, un recubrimiento que penetra en la madera y permite la regulación de la humedad por evaporación, a diferencia de los barnices.

Además de la humedad, otro factor que puede afectar a la madera y a su conservación son animales como las termitas. Sin embargo, la probabilidad de que aparezcan en una madera bien tratada y protegida es muy baja.

Respetuosa con el medio ambiente. La madera es un material totalmente natural, reciclable y reutilizable que no genera residuos para el hombre o el planeta. En comparación con el hormigón y el ladrillo la madera no genera contaminación. La madera que se usa en construcción está regulada y proviene de tala de bosque sostenible por lo que se garantiza que el medio ambiente no se altera de ninguna forma.

Mantenimiento constante.Por último, es cierto que la madera necesita un mantenimiento para su uso adecuado pero como cualquier material constructivo. El coste medio de los mantenimientos de madera es inferior al requerido por otros materiales, tanto desde un punto de vista de tiempo como de facilidad de aplicación y costes.

Como podéis comprobar, existen muchas falsas ideas sobre la madera y su uso. Esperamos haberte resuelto las más importantes. Si te has quedado con dudas o necesitas asesorarte, en Besteiro te las resolvemos. Puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 982 284 455 o en el mail correo@mbesteiro.com. ¡Estaremos encantados de ayudarte!