DSC00034

Una de las actividades artesanales más antiguas que existen es la carpintería. En cada cultura y regiones encontraremos diferentes maneras y herramientas para trabajar la madera hasta cambiar su forma creando objetos útiles al desarrollo humano. A Miguel Sevil le gusta definirse como «carpintero de lo blanco». Él es carpintero de oficio y, como dice, «eterno aprendiz». Durante muchos años se ha dedicado a las estructuras de madera para rehabilitación y obra nueva. También ha realizado trabajos en mobiliario, detalles… «Me encanta trabajar el chinebro, las curvas, que la madera me diga la forma de la estructura, la bioconstrucción, lo orgánico… Nunca hago dos trabajos iguales».

Para Sevil, la madera es «un material vivo, orgánico; es la esencia de lo natural».

PREGUNTA.- ¿Cómo empezaste en realizando trabajos de carpintería? ¿Quién te “enseñó” el oficio?

RESPUESTA.- Mis primeros años fueron en una sillería y lijé lo que no está escrito. Mi maestro carpintero fue José Ruidrejo, de Zaragoza. Él fue el primero en enseñarme; desde entonces sigo aprendiendo. ­

P.- ­¿Qué tipo de trabajos realizas actualmente?

R.- Estoy haciendo muebles, escaleras, puertas y alguna rehabilitación de estructura en viviendas rústicas. ­

P.- ¿Cuál es esa pieza de la que te sientes más orgulloso o a la que le tienes un cariño especial?

R.- Me vienen varias a la cabeza, afortunadamente, aunque le tengo un cariño especial a las escaleras. Estoy muy orgulloso de algunas de ellas. ­

P.- ¿Dónde desarrollas, principalmente, tu oficio?

R.- En Sobrarbe, una Comarca del Pirineo de Huesca, un territorio espectacular, que invita a amar la madera… entre otras cosas. Y desde luego, ¡allí donde me llaman! ­

P.- ¿Qué es para ti lo mejor y lo peor del oficio? ­

R.- Lo mejor es que no existe límite para la creatividad. ­ Y el olor, el tacto de la madera… ­ ¡Lo peor sin duda es el polvo que genero trabajando! ­

P.- ¿Crees que hoy día se le da la importancia que tiene o la gente, al optar más por muebles prefabricados y de menos calidad, no valora tanto esta última como su precio o rapidez de montaje, por ejemplo?

R.- Desde luego este es un problema real al que nos enfrentamos los artesanos (no solo los carpinteros). También por eso tenemos que ofrecer siempre creatividad y calidad, para poder competir. Afortunadamente sigue existiendo gente que valora este tipo de trabajo. ­

P.- Tienes un blog en el que compartes tus trabajos en madera, principalmente. ¿Qué es lo más extraño que te ha pedido un cliente?

R.- ¡Esta entrevista! (es broma). Realmente los clientes me suelen pedir consejos y presupuestos originales pero dentro de línea de mi trabajo. Gracias al blog estoy conociendo y compartiendo con gente muy interesante. ­

P.- ¿Por qué para ti la madera es un material especial?

R.- Por la diversidad de textura y colores. Es resistente y moldeable y tiene su propia personalidad, que en ocasiones dicta el diseño y el resultado final.