cochecito-cuadrada01

El uso de juguetes de madera es tan antiguo como la propia actividad del juego. De ellos se puede decir que son algo muy tradicional y de mayor duración/resistencia que los de plático. Además, son muy educativos y cumplen funciones tales como fomentar el desarrollo manual y mental de los niños y contribuir al desarrollo de sus sentidos.

Ana Cortés es la creadora de Madre y Padre, una tienda de objetos artesanales para niños. Un proyecto que nace inspirado en su hija Juana y con la ayuda del padre de la niña, Raúl Alaejos. Para ellos la madera es algo muy próximo y completamente vivo.

En maderas Besteiro hemos hestado hablando con ella para conocer un poco mejor su proyecto…

PREGUNTA.- ¿Qué es para ti Madre y Padre?

RESPUESTA.- Madre y Padre es un proyecto personal e inacabado.

P.- ¿Cómo surgió la idea del proyecto?

R.-Cuando Juana era un bebé (hace muy poco) sentí una enorme necesidad de ofrecerle objetos y cosas de este mundo para que lo fuese conociendo. Quise ofrecerle materiales naturales, y un espacio para que pudiera ella experimentar cosas que escapan a nuestro intelecto tan encasillado.

P.- Creáis juguetes de madera. ¿Siguen conquistando a los niños hoy día?

R.- Muchos de los juguetes de hoy en día están pensados para robar la atención de los niños y no les dejan opción a resistirse a ellos, el adulto debe saber que el buen juguete no ha de ser el que más atrae al niño, sino aquel que le da posibilidades para desarrollar un juego libre.

P.- ¿Para qué edades van dirigidos?

R.- De momento no tenemos muchos, pero algunos se pueden usar en un gran rango. Puedes encontrar algo para unos meses, año y medio, 2 años, 3, 6, 8,…

P.- Habéis recuperado en cierto modo algo muy tradicional, eso sí, dándole un toque actual. ¿Qué encanto tiene un juguete de madera?

R.- La madera tiene tal cantidad de maravillosas cualidades que soy incapaz de abarcarlas todas. En un niño, los sentidos están en desarrollo, por tanto, lo que el niño toque, debe ser cuidado porque va a contribuir en su desarrollo, y entre tocar un trozo de madera y tocar un trozo de plástico, creo que hay una gran diferencia, que también existe entre tocar un trozo de madera pintada con una pintura de esmalte con fuertes colores y tocar un trozo de madera con un poco de aceite o cera de abejas (si acaso), sobre todo para un niño.

No sólo hacemos juguetes de madera, pero sí que todos los materiales que usamos son naturales.

P.- ¿Creéis que jugar con piezas construidas de manera artesanal aporta otro tipo de valores al niño?. Es decir, ¿tienen un mensaje detrás?

R.- Me gusta hacer objetos que permitan ver cómo han sido elaborados y creo que es maravilloso que un niño tenga objetos únicos porque todos nosotros lo somos. Si además esos objetos han sido hechos por sus padres o personas de su entorno para él, con amor, eso puede hacer al niño que se sienta muy especial.

P.- ¿Qué tipo de juguetes construís?

R.- Hasta ahora, hemos ido construyendo los objetos que han surgido a partir del juego que hacía Juana y también he hecho los que fueron muy importantes para mí en mi infancia como la comba, o el juego de bloques irregulares o los bolos. La familia (uno9 de nuestros juguetes) nació con el nacimiento del segundo hijo de unos amigos, como regalo para ellos, me gustó y la repetí, como los demás.

P.- ¿Qué maderas utilizáis? ¿De dónde provienen?

R.- Maderas recicladas de trozos que sobran de otras cosas, madera de las podas de árboles de la ciudad o la que usamos de leña, al principio de las leñeras de los amigos, luego ya también he comprado alguna. Lo único para lo que he usado maderas industriales ha sido para los mueblecitos, que he comprado tablero de pino macizo, y algunos listones para bloques.

P.- ¿Dónde tenéis el “centro de operaciones”?

R.- En el centro de Madrid, en las vistillas.

P.- ¿Cómo es un día normal en Madre y Padre?

R.- Nuestro paso por el taller es en ratos libres, así que no podemos hablar de días normales. Son muy variopintos.

Aquí, su blog Madre y Padre.