Si tienes madera en las zonas exteriores de tu hogar o estas pensando en instalarla, lo primero que deberías de tener en cuenta es que existen una serie de maderas que son más adecuadas para este área expuesta a las inclemencias meteorológicas. Lo más recomendable es usar sólo aquellas que los profesionales aconsejan.

La robinia, el roble, el ipé, el iroko o el elondo son algunos de los tipos de madera más recomendables para emplear en fachadas, terrazas y jardines. Son materiales con una gran resistencia a estar a la intemperie y además tienen una gran durabilidad natural, que prácticamente hacen innecesaria cualquier protección y cuidado adicional. Aun así, si quieres dar a la madera un cuidado extra o simplemente quieres que esté como el primer día, os vamos a dar una serie de consejos al alcance de todos para cuidarla del desgaste diario.

Agua y jabón

En primer lugar, lo que debes hacer es pasar un paño para sacar el polvo y posteriormente limpiar la madera con un poco de jabón neutro. Una vez terminado este simple proceso, si queda alguna mancha más profunda puedes emplear un cepillo suave para eliminarla.

Vinagre para manchas

¡Un clásico! Un truco de toda la vida, de esos que seguro que has visto en casa. Si tu madera presenta manchas bastante oscuras y difíciles de eliminar, podemos emplear un poco de vinagre blanco caliente y frotar suavemente para que estas desaparezcan.

Amoniaco

Para combatir agentes como el moho en muebles de madera exterior es conveniente mezclar un poco de amoniaco con agua tibia, mojar un trapo en esta mezcla y frotar el mueble para que la madera se mantenga perfecta.

Además de estos trucos,  si tu madera está muy deteriorada por una mala elección o por otra serie de factores, existen otro tipo de cuidados más profesionales. Desde tratamientos con barnices o aceites hasta los lasures.

Por supuesto, aconsejamos ante todo seguir las recomendaciones de los fabricantes. Ellos son los que conocen realmente su producto y podrán dar las pautas adecuadas para mantener tu madera como el primer día.

Esperamos que nuestros consejos te ayuden a poner tu hogar a punto para este verano que acaba de empezar. ¡Cuida tu madera con Besteiro!