foto2

La máquina del tiempo está en nuestras manos. Bruno Nieto lo sabe, y no sólo eso, sino que la activa siempre que puede. Gracias a ella, los años se descomponen, se desvisten de rigidez y se vuelven moldeables. Una de las pasiones de este ourensano de 47 años es restaurar. Por lo tanto, los objetos rejuvenecen con su trabajo y, la madera, material principal con el que trabaja, gana nuevas caras, nuevas vidas.

Bruno edita el blog «El Rincón de un aprendiz«. Para él la madera «lo es todo», disfruta trabajándola a mano «porque es la mejor manera de sentirla».

PREGUNTA.- Hemos descubierto tu blog, “El rincón del aprendiz” y nos gustaría saber más, mucho más sobre él… ¿Cómo nació la idea de crearlo y cuál es su finalidad?

RESPUESTA.- La idea de crear el blog surgió  un poco por casualidad. Llevo participando en un foro de bricolaje, «Facilísimo» en concreto, desde hace años y desde ahí me animaron a crearlo. El objetivo que tengo con él es simplemente compartir lo que hago con los demás por si puede servirle de ayuda a alguien y, al mismo tiempo conocer a gente con la misma afición y aprender cada día alguna cosa más.

P.- ¿Cuándo surgió tu afición por la madera y la artesanía?

R.- Siempre me gustó todo lo relacionado con la artesanía y la madera y empecé a hacer mis primeros trabajos hará unos 8 años.

P.- Para ti, la talla de madera, ¿se trata de una habilidad innata o te has formado en algún estudio o taller? ¿Tienes algún maestro o eres autodidacta?

R.- Soy totalmente autodidacta. Lo poco que sé, lo aprendí primero en los libros y luego, en Internet donde sigo aprendiendo día a día y es lo que más me gusta.

P.- ¿Qué herramientas y materiales utilizas para el tallado? ¿Tienes alguna madera “preferida” para trabajar?

R.- Con la talla empecé hace sólo unos meses y seguí un curso por internet de Chris Pye durante los dos o tres primeros. Para la talla utilizo básicamente gubias de la marca Pfeil,  aunque de momento no tengo muchas, pero son muy buenas. En cierta ocasión, un tallista profesional me dijo que si algun día me animaba con la talla, lo hiciese con unas buenas gubias porque sino lo dejaría el primer día por imposible y… tenía razón. En cuanto al tipo de madera para tallar, desgraciadamente no soy ningún experto y llevo muy poco tiempo con la talla pero, al parecer, la madera de tilo se talla muy bien, aunque yo no la consigo por aquí.

Los pocos trabajos que tengo los hice casi todos en pino, que es bastante complicado porque las vetas cambian mucho de dirección. También hice algo en haya y roble pero me gustaría conseguir algún otro tipo de madera. El problema que tengo es que, como principiante, no he tenido en cuenta el grado de humedad de la madera a la hora de elegirla para tallar y eso es algo muy importante.

P.- ¿Algún otro consejo o aspecto a tener en cuenta?

R.- Aún soy muy novato con la talla como para aconsejar algún truco pero  lo que sí es muy importante a la hora de ir cortando la madera es seguir la dirección de las vetas para no astillarla. A veces nos encontraremos con casos en los que la gubia no se desliza bien ni a la derecha ni a la izquierda y aquí tendremos que cortar a través de la veta.

P.- Y la inspiración para iniciar un trabajo… ¿En dónde la encuentras?

R.- La inspiración para hacer un trabajo depende de la imaginación de cada uno. En el arte, todo es posible y también, simplemente observando la naturaleza podremos obtener un montón de ideas para nuestros proyectos. Otra forma de inspirarnos es observando los trabajos de los demás y, hoy en día, Internet es una fuente inagotable en donde podremos encontrar miles de imágenes.

P.- Hemos visto que también disfrutas restaurando piezas, ¿Cuál ha sido para ti, tu mayor logro en la restauración?

R.- La restauración es algo que realmente me apasiona. Devolverle la vida a un objeto desahuciado es muy gratificante sobre todo cuando te gustan las antiguedades y, a mí… ¡me encantan!. Considero que tienen una historia que no debe perderse. A veces pienso que si cualquiera de estos objetos pudiese hablar… podríamos escribir mil y una historias impresionantes.

También me gusta crear mis propios muebles como este otro que le regalé en su día a mi mujer y en el que aprendí las técnicas del craquelado y el decoupage.

P.- A la hora de decorar un hogar, ¿eres de los que mezcla moderno-vintage o te decantas sólo por uno de los dos estilos? En este sentido, ¿un mueble restaurado crees que tiene un encanto especial?

R.- A la hora de decorar un hogar pienso que todo vale porque, lo importante es que tenga nuestra personalidad. Yo mismo a la hora de restaurar suelo darle mi toque personal. En una ocasión restauré un mueble muy tallado que tenía unas patas torneadas y era muy oscuro. Al final le quité las patas, le hice otras muy bajas y le di una pátina blanca para aligerarlo un poco y adaptarlo más al gusto de mi mujer y al mío.

P.- ¿Hay algún objeto que hayas restaurado y que para ti resultase especial por la historia que guarda?

R.- Todo lo que he restaurado es importante para mí pero, si tengo que poner aquí una restauración especial… pondría un pequeño espejo que restauré con pan de oro. Estaba tan mal en un principio que lo tuve que deshacer por completo. En este caso aprendí a dorar gracias a un amigo que me fue guiando paso a paso por teléfono y a través de muchos mensajes y fotos. El resultado final creo que mereció la pena.

P.- Para finalizar, y aunque te defines como “aprendiz”, ¿alguna vez pensaste en convertir esta afición en un trabajo?

R.- Me defino en mi blog como aprendiz porque eso es lo que soy. No me dedico a nada de esto profesionalmente porque obviamente no soy ningún profesional y todo lo que hago lo hago para mí pero eso sí, disfruto muchísimo haciéndolo y eso es lo más importante.