Prolongar la vida de las cubiertas de madera y conseguir que se mantengan más tiempo con una calidad y aspecto impecables es posible. El cuidado del material implica protegerlo de agentes externos como la luz solar, la humedad, los hongos o los insectos que pueden dañar las superficies.

Si en tu casa tienes cubiertas de madera y no sabes cómo tratarlas, te proponemos que tomes nota de estos interesantes consejos con los que alargar su vida útil.

Aplicar a las cubiertas o techos de madera una capa protectora es una tarea que se debe realizar al menos cada tres años. Para este paso es importante lijar la capa anterior siempre en el sentido de las vetas de la madera  con el fin de eliminar imperfecciones o impurezas. Es necesario tras esta operación limpiar bien la madera y comprobar que no tiene restos de insectos que puedan dañarla. En este caso se puede aplicar un pesticida.

Si tu techo presenta alguna grieta, una buena solución puede ser cubrirla con masilla especial y dejarla secar para luego lijarla y darle aspecto uniforme igualándola con el resto de la madera.

Cera para madera, barniz o pintura son materiales adecuados para dar una última capa de revestimiento a la madera y conseguir así un aspecto perfecto.

En el caso de tu porche, si cuenta con una estructura de madera se puede limpiar con agua y algún producto de limpieza. El mantenimiento no exige tantos esfuerzos porque esta madera al tener un uso exterior suele recibir un tratamiento impermeabilizante que se realiza en fábrica o se le aplica un lasur, un barniz que penetra en el poro del material. El primero es más común en la madera de pino y el segundo en la de abeto.

Recuerda que si necesitas asesoramiento, puedes ponerte en contacto con nosotros: 982 284 455 / correo@mbesteiro.com

¡Estaremos encantados de asesorarte!