Estamos en la época del año de más frío y humedad,  en la que pasar tiempo en una casa protegidos de las inclemencias exteriores es todo un placer. La madera es un elemento que permite aislar tu vivienda de todos esos fenómenos invernales como frío, viento, lluvia, humedades etc pero es necesario saber cómo hacerlo. En este post os damos algunos consejos para convertir tu casa en una verdadera burbuja de confort y calidez este invierno.

Si comenzamos con el exterior de la vivienda es importante usar materiales aislantes durante la construcción. Podemos optar por un sistema de aislamiento térmico para el exterior (SATE). Este sistema consiste en colocar paneles de fibra de madera. Es sostenible, ahorra energía, evita puentes térmicos, garantiza la impermeabilidad de la fachada y permite que esta respire.

La cobertura de fachadas exteriores con paneles de madera en su totalidad es una tendencia al alza que además de cumplir una función estética permite un aislamiento del interior. El tipo de madera ideal para este tipo de fachadas es la tropical por su mayor durabilidad y resistencia a los fenómenos meteorológicos pero también otras como el arce, cerezo, fresno, nogal o roble. Estos revestimientos permiten diferentes tonalidades, colores y formas y convierten a la fachada en la gran protagonista.

Si pasamos al interior de la casa, la madera ya no solo se usa en suelos y puertas, sino que se ha extendido en todas direcciones y son ya muchas las viviendas que recubren con madera sus techos y paredes. Una de sus principales ventajas, además de aportar calidez decorativa, es el asilamiento acústico. Para ello es importante incluir un sistema de mecanizado técnico especial orientado a conseguir distintos grados de absorción acústica. Pero además, la madera es un material poroso ylos poros permiten la entrada parcial del sonido en el material para que su rebote sea menor y la flexibilidad de tejidos y plantas dificulta la reverberación.

Además, este tipo de revestimientos de madera son especialmente útiles para aislar la humedad, el impacto e incluso el fuego por sus propiedades ignífugas. No nos olvidemos tampoco de que son fáciles de limpiar.

En cuanto al tipo de madera que usar para recubrir paredes o techos interiores de casa, existe una amplia gama de opciones, desde madera reciclada o pintada, en forma de lamas o duelas o contrachapado.

Además, no solo se usa en salones o dormitorios, el revestimiento en madera también se extiende a otras zonas como el baño y fuera de los hogares a locales comerciales, hostelería, auditorios, aulas magnas etc.

Si todavía tienes dudas de cómo recubrir con madera tu casa tanto por fuera como por dentro, nuestro equipo de profesionales te puede aconsejar. Puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 982 284 455 o en el mail: correo@mbesteiro.com. ¡En Maderas Besteiro estaremos encantados de ayudarte!