energy-efficiency-154006_1280

A partir del año 2020, la Unión Europea exigirá que la construcción de nuevos edificios se haga de manera eficiente, bajo estándares de edificación muy exigentes. Además, deberán presentar necesidades energéticas mínimas y usar fuentes de energía renovables para satisfacerlas, consiguiendo así un consumo conocido como «casi nulo». Como la mayoría de los países de la Unión Europea difiere de los demás en sus condiciones climáticas, será necesario adaptar esta nueva norma a las mismas.

Para llevar a cabo una construcción eficiente, deberemos comenzar a pensar los edificios desde el exterior. Por eso, uno de los primeros aspectos que hay que tener en cuenta es la fachada, que tendrá que estar en concordancia con el clima. Una de las mejores opciones para ello es la fabricación de fachadas dinámicas, cambiantes ante las fluctuaciones climatológicas y que permite una mayor eficiencia energética, de manera que permiten, por ejemplo, que la luz natural ilumine el interior de una habitación sin necesidad de que nos moleste.

Otra opción muy interesante es el estándar Passivhaus, un estándar de construcción con el que, a través del cálculo de variables con un programa informático, se levantan viviendas cuyo consumo en calefacción y refrigeración no supera los 15 kw/m². Las casas Passivhaus están bien aisladas, gracias a sus puertas y ventanas de alta calidad y un sistema de ventilación controlado. Con este estándar pueden construirse no sólo viviendas, sino también todo tipo de edificios, que serán estancos y siempre edificados teniendo en cuenta la orientación del sol.