wall-463978_1280

Recordamos algunas de las ventajas de vivir en una casa de madera. Posiblemente muchos no os lo hayáis planteado nunca, ya que en España, uno de los aspectos que influyen en la escasez de uso de este material en la construcción es la herencia formativa y constructiva que arrastramos de años atrás.

Los beneficios de decidirse por una vivienda de madera son: rapidez de construcción, puesto que se usan tableros de grandes dimensiones, muchas veces ya pintados; eficiencia energética, debida al poder aislante de la madera; y bienestar interior, demostrado por estudios que certifican que la calidad de vida que proporciona una vivienda de madera es mayor que la de cualquier otro material.

No obstante, en España, la construcción con este material está menos extendida que en otros países donde la construcción con ese material es más frecuente. Para ilustrar la cultura de la madera existente en otros países, tenemos el ejemplo de Stavanger, en Noruega: una ciudad cuyo casco viejo está compuesto por más de 170 casas de madera.

La parte antigua de Stavanger, llamada Gamle Stavanger, concentra en sus calles numerosas viviendas hechas de madera, que fueron construidas a finales del siglo XVIII y el siglo XIX y son consideradas patrimonio cultural noruego. Tras la Segunda Guerra Mundial, el barrio estuvo a punto de ser demolido, pero finalmente se apostó por su restauración. De este modo, Gamle Stavenger es a día de hoy el barrio europeo con las casas de madera mejor conservadas, y además demuestra la resistencia de las construcciones hechas con este material, ya que este conjunto de viviendas se encuentra junto al mar y no muestran signos de putrefacción a pesar de su cercanía con el mar y la humedad del ambiente.