Foto familia BesteiroDe la mano de Bautista Besteiro Fórneas nació Maderas Besteiro, una empresa familiar a prueba de generaciones (ya va por la tercera) en el municipio lucense de Castroverde. Este emprendedor decidió poner en marcha en 1930 un negocio relacionado con productos construidos a partir de la madera. «Construimos tablones de madera y vigas, suelos, frisos, molduras, puertas, armarios de cocina. Creamos piezas de madera al gusto, corte, canteado de tableros y fabricamos escaleras», explica uno de los cuatro gerentes de la empresa. Aunque el fundador inició su proyecto en su municipio natal, fue abriendo fronteras, viajando por Lugo ciudad hasta asentarse en una finca ubicada en la carretera que une Lugo con el municipio de Friol. Aquí se encuentra hoy. En la década de 1960 se incorporó a la dirección de la empresa la segunda generación de la familia Besteiro, es decir, los hijos del fundador: Ramón, Bautista y Manuel.

Tres hermanos que cumplieron el deseo de su progenitor. «É unha aspiración que tivemos. Foi un orgullo para nós seguir coa empresa que puxo en marcha o noso pai, ao igual que agora o é que os nosos fillos estén ao tanto dela», manifiestan Bautista y Ramón. Sus hijos son hoy sus jefes. La tercera generación de la familia es la que está al frente de esta empresa con 50.000 metros cuadrados de instalaciones y una plantilla que ronda los cien empleados. «Están os nosos fillos ao mando», cuentan los hermanos Bautista y Ramón.

Santiago, Mari Cruz, Paula y María son los cuatro primos e hijos de hermanos que se encargan desde el año 2005 de gestionar la empresa. «Decidimos continuar con el negocio que fundó nuestro abuelo, con el que continuaron nuestros padres. Ya conocíamos el método de trabajo y jugábamos con ventaja porque no tuvimos que añadir nada nuevo. Todo estaba en marcha y funcionando bien», dice una de las gerentes. «Tenemos una gran relación», asegura otra. Todos coinciden en que la situación es muy llevadera «porque sus padres les traspasaron el negocio y ahora no se meten en su trabajo», dicen. Les mueve un triple objetivo: mantener el esfuerzo, la confianza y la tradición. «Son los valores que heredamos», concluye otro de los socios. Los que les unen al abuelo que comenzó la aventura.

Fragmento de «Mi hijo es mi jefe», reportaje publicado en La Voz de Galicia. Autores: CÁNDIDA ANDALUZ, TANIA TABOADA, BEATRIZ ANTÓN Y PATRICIA GARCÍA. Foto: Óscar Cancela.