640

Si bien es cierto que no siempre tenemos la posibilidad de cambiar la decoración de nuestra casa para cada temporada (¡sería una auténtica locura!) sí que a muchos nos gusta estar al tanto de qué se lleva o no para, por lo menos, dejarnos inspirar y hacer pequeños (y posibles) cambios. Claro que también están aquellos que ahora mismo navegan en busca de ideas para el que va a ser su nuevo hogar (¡hola!) y acaban de dar con ellas…. Para ambos y también para ti, que no sabes cómo has caído en este blog: lo que no debe faltarle a tu casa en este otoño 2015. 

1. OLVÍDATE DE LOS SUELOS TRISTES 

Combina la madera que pisas (parquet, tarima flotante…) con suelo de porcelana o piedra cerámica. No te olvides de la madera con acabado antihumedad para los baños y apuesta por el bambú sostenible para el dormitorio, el salón o las estancias de paso.

2. APUESTA POR EL COLOR

En las paredes, pero también en los muebles y objetos decorativos. ¿Cuáles son los colores que marcarán esta temporada? Se lleva el rosa palo (y sigue el mint, pero perdiendo puestos). Aún así, la combinación cromática que se lleva la palma es la del verde botella y ¡el color oro! La mezcla de los dos resulta elegante y muy vistosa.

3. SALUDA AL CORCHO

El corcho se instala en nuestras casas conviviendo con otros materiales nobles como la madera, el cristal o la cerámica pero es este último el que ahora ocupará espacios como salvamanteles, posavasos, taburetes o lámparas, por ejemplo.

4. RECUPERA LOS TEXTILES ACOLCHADOS

No escondas las costuras de la colcha de tu cama y saca los cojines del baúl de los recuerdos. Apuesta por tapicerías vintage. El uso de superficies y texturas acolchadas ¡vuelve!

5. LLENA TU CASA DE NATURALEZA

Aunque sea muerta. Sí. Las plantas siguen enamorándonos: ya sean reales o sintéticas. Lo tropical se instala también en otoño, también en forma de sutiles hojas integradas en objetos o como objetos mismos. ¡Échale imaginación!

6. AGRUPA Y DÉJATE LLEVAR

Una tendencia curiosa es la de agrupar los accesorios de decoración similares en rincones específicos para llenar el vacío. Jarrones, platos, mini esculturas… Por color, por material y por forma. Pruébalo también en estanterías y dale un toque a tu pared con otra cosa que no sea pintura, vinilo o papel pintado. Pero no quites los espejos grandes, enormes, ¡todavía siguen llevándose!

7. INSPÍRATE EN ESTOS ESTILOS: SHABBY CHIC, INDUSTRIAL Y B&W

El Shabby Chic es un estilo romántico inspirado en las grandes casas de campo de Gran Bretaña que mezcla elementos modernos con antiguos. Utiliza los toques pastel pero dándole protagonismo al blanco. Hazte con piezas antiguas en rastros, tiendas de antigüedades; visita tu trastero o envejece mediante técnicas de manualidades algún mueble que esté «pidiendo papas». Mézclalo con otros más modernos. ¡Lo tienes!

El estilo industrial bebe de las fábricas: vigas a la vista, ladrillos, muebles oxidados… Y, del estilo blanco y negro, ¡poco más hay que decir!